Las organizaciones capaces de capear los temporales son habitualmente las que ni están a un lado ni a otro del binomio Explorar-Explotar. Puede parecer de cajón, pero en el día a día, nos encontramos con organizaciones que se enrocan en la primera fase de exploración (el eterno estudiante) y no se deciden a “plantar”, “crecer” y en su caso “cosechar”. Esas organizaciones acaban creando una filial para explorar el futuro. Ambas fases son necesarias, cada una con su nivel de incertidumbre y resto de factores, si bien la primera (explorar) es mucho más resbaladiza que la segunda (explotar) porque no se puede “medir”. En la organización los equipos deben tener perfiles de ambos sesgos: “doer” y “thinker” y siempre habilidades sociales e influencia (efecto halo) para bregar con sus financiadores y la administración.

 

Siguiendo con las organizaciones y en la actualidad, Niño Becerra lleva días avisando sobre el destino que se les van a dar a las ayudas europeas. Si no les damos un uso combinado: paliar los dramas sí, pero con una estrategia a largo plazo detrás, será “quemar dinero” a más velocidad que lo hace una Startup en sus primeros trimestres. El dinero se esfumará y nada habrá cambiado. Cuando la innovación no tiene un estatus lo suficientemente alto dentro de un país, los proyectos de innovación siempre se colocan al final de la lista de prioridades de todos. Esto envía una señal muy fuerte a toda la sociedad y a los financiadores: el mensaje de que no van a poder devolverlo… La oportunidad está ahí. Veamos qué respuesta somos capaces de dar. Es otra oportunidad, esta sobrevenida a la fuerza, vale, pero con fondos a la vista que si no aprovechamos, nos hará seguir deslizando cuesta abajo.

 

Mientras tanto, existe una figura, que ha salido a pasear de nuevo desde hace 5 días a raíz de la solicitud de ideas desde la Comisión del Congreso para la Reconstrucción: la iniciativa legislativa popular. ¿Piensas que los políticos son unos mantas? Esta es tu oportunidad para pasar de la barra del pub o la silla de la terraza, a la acción. ¡A ver si va a resultar que es más cómodo quejarse…!

 

UY! Eso debe ser muy complicado. Pues no. Adjunto tienes el BOE donde se regula. Y parece al alcance de cualquier equipo. Este es un resumen del mismo.

 

1 El derecho de los españoles a intervenir en el proceso legislativo.

De entre los muchos derechos que reconoce la Constitución a los ciudadanos españoles está el de su participación en los asuntos de la vida pública del país. Uno de estos asuntos es el legislativo, el relacionado con la elaboración de leyes. En este sentido, la Carta Magna reconoce el derecho a la Iniciativa Legislativa Popular, de tal manera que se puedan promulgar leyes que son sentidas como necesarias por el pueblo pero cuyos representantes –los partidos políticos- no contemplan. De igual manera, es posible modificar determinados aspectos de una norma. Se trata de un derecho regulado por la Ley Orgánica 3 / 1984 del 26 de marzo, que establece un procedimiento a seguir en la proposición de leyes por parte del pueblo y una serie de limitaciones también.

2 La puesta en marcha.

El primer paso a seguir para promover una ley es constituir una Comisión Promotora, que será el grupo de personas que se involucrará en este proceso. Los requisitos para formar parte de esta comisión son ser mayor de edad y estar inscrito en un censo electoral. Esta delegación deberá presentar ante la Mesa del Congreso de los Diputados un texto articulado de la proposición de Ley precedido de una exposición de motivos, que lo estudiará y se pronunciará al respecto en un plazo máximo de 15 días. En el caso de que negase el inicio del proceso legislativo popular, la Comisión Promotora podrá interponer un recurso ante el Tribunal Constitucional. Si por el contrario da el visto bueno, el siguiente paso será el de dotar a la propuesta de Ley de respaldo popular, es decir, iniciar la recogida de firmas.

3 Ciertas materias quedan excluidas de la Iniciativa Legislativa Popular.

La Mesa de la Cámara puede negar una propuesta popular de Ley si ésta aborda una de las siguientes materias:

-Las que, según la Constitución, son propias y exclusivas de las leyes Orgánicas.

-Las de naturaleza tributaria.

-Las de carácter internacional.

-Las referentes a la prerrogativa de gracias.

-Las mencionadas en los artículos 131 y 134.1 de la Constitución.

Otras causas también pueden suponer la inadmisión de la proposición:

-Que la propuesta que se presenta ante la Mesa de la Cámara no cumpla todos los requisitos, en cuyo caso la Comisión Promotora podrá corregir el error, en caso de que proceda, en el plazo máximo de un mes.

-Que el texto que incluye la proposición de Ley sea contradictorio.

-Que exista una proposición de Ley que verse sobre lo mismo en proceso de trámite.

-Que ya sea se haya presentado otra iniciativa popular de mismo contenido en el mismo periodo legislativo.

4 La recogida de firmas.

Una vez aprobada la propuesta presentada por la Comisión Promotora ante la Mesa de la Cámara, el siguiente paso es la recogida de firmas. Hace falta un mínimo de 500.000 firmas para que la propuesta de Ley pueda ser tramitada a nivel nacional, pudiendo variar esta cifra si la propuesta se establece a nivel autonómico y siempre de acuerdo a lo que establezcan las leyes de cada Comunidad Autónoma (12.000 en Aragón por ejemplo). Las firmas deberán ser recogidas en un plazo de nueve meses desde el día en el que la proposición ha sido aceptada, pudiendo prorrogarse este plazo tres meses más si la Mesa de la Cámara lo considerase oportuno.

La recogida se puede hacer de dos maneras:

– La primera de ellas es mediante pliegos: folios de papel que deberán recoger el texto íntegro de la proposición de Ley e incorporar espacios para la firma e identificación de los ciudadanos. Estos pliegos deberán haber sido aprobados previamente por la Junta Electoral Central y deberán estar escritos en castellano, pudiendo estar redactados en los distintos idiomas oficiales de España dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que se vayan a distribuir.

– La segunda manera de desarrollar la recogida de firmas es a través de Internet. En ambos casos los ciudadanos deberán identificarse facilitando su DNI y deberán estar inscritos en su respectivo censo electoral.

5 El inicio de la tramitación parlamentaria.

Una vez presentadas las firmas ante la Mesa del Congreso de los Diputados, ésta deberá incluir la propuesta de Ley dentro del orden del día para que sea tomada en consideración en un plazo máximo de 6 meses. Es entonces cuando se somete a debate, presentando las distintas formaciones políticas sus respectivas enmiendas, hasta llegar a la formulación final de la ley.

6 Los costes de la propuesta.

Los gastos que afronta la Comisión Promotora a la hora de promover una ley serán cubiertos por el Estado en el momento de alcanzar la propuesta de Ley la tramitación parlamentaria. Estos gastos deberán ser justificados por dicha comisión presentando la documentación necesaria y nunca compensación nunca excederá los 300.000 euros.

7 No es lo mismo proponer una ley a nivel nacional que a nivel autonómico.

El procedimiento que sigue la Iniciativa Legislativa Popular, si bien se mantiene igual en lo fundamental, puede variar dependiendo de si se hace a nivel nacional o autonómico. “Cada Comunidad Autónoma puede tener sus propias leyes de Iniciativa Legislativa Popular”, afirma el Catedrático Torres Muro, del Departamento de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid. El profesor aclara que, en la práctica, estas modificaciones se limitan al número de firmas que tienen que respaldar la propuesta, que son proporcionales al volumen de habitantes de cada Autonomía, mientras que el procedimiento que hay que seguir –constituir una Comisión Promotora, presentar un texto articulado, etc.- suele ser el mismo, solo que se articula a través de los órganos de gobierno autonómicos. Esto explica que el Parlamento de Cataluña haya prohibido los toros en esa comunidad siguiendo una Iniciativa Legislativa Popular respaldada por cerca de 180.000 firmas frente al medio millón que hacen falta para hacerlo a nivel nacional.

 

Bufff, ¿pero como empiezo? ¿Cómo lo estructuro? Si lees el BOE verás que no hace falta una definición exhaustiva. Se trata de definir el problema y la solución para darle un formato de secuencia de artículos. Debes chequear eso sí, que sea un tema que no esté ya legislado ni en trámites de serlo.

Para definir la necesidad te será útil cualquier manual de solución de problemas o de innovación, y para arrancar puede resultarte útil la herramienta del proceso Theory U de Otto Sharmer. En España www.facilita.eu forma en ella estupendamente. Como de las dos primeras fuentes es fácil encontrar literatura, paso a esbozarte una chuleta que yo utilizo parcheando la Teoría U, que puede ayudarte a analizar y enriquecer el Marco desde cero.

  1. Con un tema inicial ya consensuado con el equipo (esto no es un brainstorming) coge una hoja en sentido horizontal en blanco y desde un punto de vista introspectivo y “periférico” (es decir, desde un punto en el que te ves tú y ves al grupo con que relacionas el factor), da los siguientes pasos. Este ejercicio gana mucho si se hace en grupo como digo (on line también sirve).
  2. En la hoja coloca en el centro un símbolo potente (yo pongo normalmente una silueta de ser humano).
  3. Decide y anota 4 factores, hitos o estamentos en los 4 puntos cardinales, dejando en el centro la silueta humana.
  4. Dedica un tiempo a pensar en los 4 factores y toma notas de lo primero que te venga a la cabeza y lo anotas al lado de cada factor. (1 palabra)
  5. Toma, si se ha definido en algún factor más que otro, de ese factor nota de lo que te venga a la mente si fueras capaz de observarlo al 100% con la mente abierta, el corazón abierto y la voluntad abierta. Llegado a este punto todavía no tenemos un problema o una necesidad sino meros pensamientos.
  6. Ahora haz lo mismo, pero desde el otro punto de vista: obsérvalo desde tu sombra con la voluntad cerrada, corazón cerrado y mente cerrada. Estas miradas cerradas son las que te hacen juzgar, ser cínic@ y temer. Son tus resistencias. Tampoco tomes conclusiones, solo notas.
  7. Déjalo dormir.
  8. Al día siguiente, compártelo con tu equipo.
  9. Puede que surja una iniciativa potente sumando la inteligencia común de los integrantes de tu equipo.

 

Tiempo estimado: 2 días.

 

Desde hace 5 semanas y cada 15 días nos venimos reuniendo virtualmente en las “Conversaciones transformadoras para salir mejor de la pandemia”  y vemos estos y otros ejemplos.

 

Te animas ¿o qué?

Consigue gratis mi guía para medir los resultados de tu webinar

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Deja un comentario

Ir arriba
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies